Clasificación de fracturas de peroné: Tipos y tratamientos

Autor de la Entrada

Tabla de Contenidos

El peroné es parte de la articulación del tobillo con la tibia y el astrágalo. Las fracturas de peroné son lesiones comunes. Pueden dañar la estabilidad y movilidad del tobillo. En años recientes, se ha visto más fracturas de tobillo, sobre todo en gente activa y mayor.

Las fracturas de peroné se clasifican de varias formas. Existen clasificaciones como Pott, Ashurst y Bromer, y Danis-Weber. Estos métodos consideran la parte del peroné afectada y cómo se produce la lesión. Cada tipo de fractura necesita un tratamiento específico.

El tratamiento puede ser desde usar un yeso hasta cirugía. Se decide dependiendo de la estabilidad de la fractura. Además, la fisioterapia es clave para recuperarte. Ayuda a mejorar el movimiento y fuerza del tobillo.

En este artículo, miraremos de cerca cómo se clasifican y tratan las fracturas de peroné. Aprenderás sobre las causas, los tratamientos y la importancia de un equipo médico variado. Saber todo esto te ayudará a elegir mejor tu tratamiento y plan de recuperación.

Mecanismos de lesión en las fracturas de peroné

Las fracturas de peroné ocurren por distintos tipos de daño. Los más habituales son la rotación externa, supinación, abducción y pronación. Según Lauge-Hansen, estas lesiones del peroné se dividen en cuatro tipos principales.

These are supinación-aducción, supinación-eversión (rotación externa), pronación-eversión, and pronación-abducción.

Fracturas por rotación externa y supinación

Las más comunes son por supinación-rotación externa. Suceden cuando el pie está supinado y se fuerza la rotación hacia afuera. Este evento daña varias partes en orden.

  1. Ligamento peroneoastragalino anterior
  2. Maléolo peroneo
  3. Ligamentos posteriores
  4. Maléolo medial o ligamento deltoideo

Fracturas por abducción y pronación

Otras fracturas se dan en pronación-abducción. Aquí, el pie está en pronación y recibe una fuerza hacia afuera. Este escenario afecta distintas áreas.

  • Fractura del peroné a nivel diafisario
  • Lesión del maléolo medial o ligamento deltoideo
  • Rotura del ligamento tibioperoneo anterior
  • Posible afectación de la membrana interósea

Es muy importante saber cómo ocurrió la lesión. Ayuda a entender la fractura y planificar el tratamiento. Saber de qué manera se fracturó el peroné guía a los doctores en su revisión del tobillo. Así, pueden detectar daños adicionales.

Clasificación de las fracturas de peroné según Danis-Weber

Clasificación De Las Fracturas De Peroné Según Danis-Weber

La clasificación Danis-Weber es muy usada para categorizar fracturas de peroné. Se basa en cómo la fractura afecta la sindesmosis tibioperonea. Divide las fracturas en tres tipos: infrasindesmales (A), transindesmales (B), y suprasindesmales (C).

Fracturas tipo A: Infrasindesmales

Las fracturas tipo A están debajo de la sindesmosis. Son de un 10% a 20% de las lesiones de tobillo. Pueden ser estables y tratarse sin cirugía.

Fracturas tipo B: Transindesmales

Las fracturas tipo B ocurren en la sindesmosis tibioperonea. Son las más comunes, hasta el 75% de las fracturas. Necesitan revisar los ligamentos tibioperoneos, pues muchas son estables.

Estas fracturas suelen ser espiroides y pueden acompañarse de otras lesiones, como del maléolo medial.

Fracturas tipo C: Suprasindesmales

Las fracturas tipo C están arriba de la sindesmosis. Son de un 7% a 19% del total. A menudo se afecta la membrana interósea también.

Por ser inestables, las fracturas C necesitan cirugía. Es crucial recordar la fractura de Maisonneuve, que exige intervención rápida.

Evaluación y diagnóstico de las fracturas de peroné

Diagnosticar una fractura de peroné requiere un examen profundo. Esto involucra la revisión física y pruebas de imagen. Estos pasos específicos nos ayudan a entender qué tipo de fractura es, y cómo tratarla.

Exploración física y evaluación de la estabilidad del tobillo

Si se piensa que hay una fractura de peroné, se comienza con un chequeo del tobillo. Se buscan áreas dolorosas, marcas de golpes, y se nota si hay anomalías.

Además, es clave verificar la estabilidad del tobillo con pruebas.

  • Presencia de puntos dolorosos localizados
  • Formación de hematomas o inflamación
  • Deformidad evidente en la anatomía del tobillo
  • Estabilidad de la articulación mediante pruebas de estrés en varo y valg

Estas pruebas de estrés son esenciales. Ayudan a encontrar si los ligamentos están inestables por la fractura.

Estudios radiológicos y de imagen

Después del chequeo físico, es necesario sacar fotos del tobillo. Así, usamos:

  1. Radiografías iniciales: Son cruciales al sospechar de una fractura de peroné. Incluyen vistas desde el frente y los lados, pero a veces necesitamos más fotos específicas.
  2. Tomografía (TAC): Se usa para fracturas más complicadas o que dañan la articulación. Ofrece una visión nítida de los huesos y facilita la cirugía si es necesaria.

Algunas veces, una resonancia magnética ayuda a ver si hay daño en ligamentos o cartílagos. Sin embargo, no todos los casos requieren de este estudio adicional.

Para diagnosticar con precisión, una evaluación completa y las fotos correctas son cruciales. Esto nos permite indicar el mejor tratamieento para la fractura de peroné.

Opciones de tratamiento para las fracturas de peroné

Opciones De Tratamiento Para Las Fracturas De Peroné

El tratamiento de estas fracturas puede ser de dos tipos: conservador o quirúrgico. Esto depende del daño y la estabilidad del tobillo. Si la fractura es leve y el tobillo se mantiene estable, a menudo se elige un tratamiento sin cirugía.

Esta opción no requiere operación. Se coloca una bota de yeso para inmovilizar la zona. Esto se hace durante 4 a 6 semanas, con el pie en un ángulo de 90 grados. Evitará que el tobillo se ponga rígido. Sin embargo, entre el 14% y el 43% de los casos de este tratamiento tienen resultados no tan buenos.

Para fracturas más serias o desplazadas, la cirugía es necesaria. Este tipo de cirugías se hacen en fracturas complejas o que afectan más áreas. Se llama reducción abierta y fijación interna. Se usan placas y tornillos para reparar el hueso. A veces, también se arreglan ligamentos dañados. Después de la operación, la zona sigue inmovilizada por 6 semanas.

Es muy importante la rehabilitación para recuperarse bien. Comienza dos o tres semanas después de la cirugía. Se enfoca en recuperar el movimiento del tobillo y fortalecer la pierna. Así se mejora la equilibrio. Es clave para evitar problemas futuros en el tobillo.

Retomar actividades deportivas varía, pero a menudo se tarda entre 4 y 6 meses. Si hay dolor persistente, a veces es necesario quitar los tornillos y placas después de un año de la operación.

FAQ

¿Qué huesos conforman la articulación del tobillo?

El peroné, la tibia y el astrágalo están en la articulación del tobillo. Una fractura en el peroné puede hacer que el tobillo sea inestable.

¿Cuáles son las principales clasificaciones de las fracturas de peroné?

Hay varias formas de clasificar estas fracturas. Algunas son según el número de maléolos dañados. Otras miran cómo se causó la lesión. Una más observa dónde está exactamente la fractura.

¿Qué opciones de tratamiento existen para las fracturas de peroné?

El tratamiento puede ser sin cirugía. Consiste en mantener la zona inmovilizada. O puede ser necesario operar para poner tornillos y estabilizar el hueso.

¿Cuál es el papel de la rehabilitación en el tratamiento de las fracturas de peroné?

La fisioterapia es vital para la recuperación. Ayuda a volver a mover bien el tobillo. También a recuperar la fuerza en los músculos de la pierna y la estabilidad.

¿Cuáles son los principales mecanismos de lesión en las fracturas de peroné según la clasificación de Lauge-Hansen?

Se reconocen cuatro formas de fracturarse el peroné. Son por torcer el pie hacia adentro y derribarse (supinación-aducción). O sacándolo hacia afuera mientras lo torces (supinación-eversión). También puede ser empujando el pie hacia abajo y afuera (pronación-eversión), o torciéndolo hacia adentro mientras empujas la pierna (pronación-abducción).

¿Qué estructuras se lesionan secuencialmente en las fracturas por supinación-rotación externa?

Cuando el peroné se fractura por torcer el pie hacia afuera, primero se daña un ligamento. Luego se fractura el maléolo peroneo. Después, los ligamentos detrás del tobillo. Y al final, el maléolo medial o el ligamento deltoideo.

¿Qué lesiones asociadas pueden presentar las fracturas de peroné por pronación-abducción?

Si el peroné se fractura por doblar el pie hacia abajo y adentro, puede dañar varias partes. Incluyendo el maléolo medial, el ligamento deltoideo, y otro ligamento entre la tibia y el peroné. A veces, la membrana que los cubre también se lastima.

¿En qué se basa la clasificación de Danis-Weber de las fracturas de peroné?

Danis-Weber mira si la fractura está arriba, en medio, o abajo de la sindesmosis. Es un punto importante para decidir el tratamiento.

¿Qué características tienen las fracturas de peroné tipo A según la clasificación de Danis-Weber?

Las fracturas A son las más bajas, debajo de la sindesmosis. Pueden romper el maléolo medial. Pero usualmente no causan daño en los ligamentos.

¿Qué lesiones asociadas presentan las fracturas de peroné tipo B según Danis-Weber?

Las fracturas B están justamente en la sindesmosis. Se da un tipo particular de fractura espiroidea en el peroné. Y a veces afectan el maléolo medial o rompen el ligamento deltoideo. Es importante revisar si los ligamentos del peroné se lastimaron también.

¿Por qué las fracturas de peroné tipo C de Danis-Weber se consideran inestables?

Las C están arriba de la sindesmosis. Involucran daños en los ligamentos y en la membrana interósea. Son fracturas difíciles y necesitan cirugía para sanar bien.

¿Qué aspectos debe incluir la exploración física ante una posible fractura de peroné?

Al examinar un tobillo por un posible hueso roto, es clave observar el dolor, hinchazón, si se ve diferente y cómo se mueve. Realizar pruebas para ver si hay inestabilidad es importante.

¿Qué estudios de imagen se emplean inicialmente para diagnosticar las fracturas de peroné?

Lo primero son radiografías delante y de lado. Ayudan a ver la fractura. A veces hacen falta más fotos para entender mejor, como las oblicuas o mortaja.

¿Cuándo está indicada la tomografía computarizada (TAC) en las fracturas de peroné?

Se usa una TAC cuando es necesario ver más allá de lo que muestran las radiografías. Especialmente en fracturas complejas o con fragmentos pequeños. Es esencial para decidir cómo operar.

¿Cómo se tratan de forma conservadora las fracturas estables de peroné?

Si una fractura no está alineada, pero los huesos se tocan, se puede tratar sin cirugía. Se usa un yeso o botín especial por unos dos meses. Es importante colocar el tobillo en posición adecuada para no perder movilidad.

¿Cuándo está indicado el tratamiento quirúrgico de las fracturas de peroné?

Si la fractura está muy desplazada o los huesos no están bien alineados, quizás se necesite operar. Esto es para volver a poner los huesos en su lugar y sujetarlos. A veces hay que arreglar lesiones de ligamentos también.

¿Qué aspectos incluye la rehabilitación postoperatoria tras la cirugía de fractura de peroné?

Después de operar, se debe inmovilizar el tobillo para que sane bien. Luego, es vital comenzar la fisioterapia. Esto ayuda a recuperar la movilidad y fortalecer el tobillo. Pero, el deporte se puede retomar después de varios meses.
Scroll al inicio